Reportajes

Cómo elegir una Henna

6 de Octubre, 2017

Hoy os vamos a comentar algunos puntos a tener en cuenta para elegir una henna. Es un poco largo, pero esperemos os sea de mucha ayuda.

Actualmente en el mercado se comercializa una gran variedad de productos con el nombre “henna”. Algunos son solo esto, henna natural, es decir Lawsonia Inermis, otros son mezclas de varias plantas, otros llevan pigmentos sintéticos añadidos y otros no llegan ni al 2% de henna, siendo el 98% de su composición derivado petroquímico y colorantes sintéticos. ¿Cómo confiar y diferenciarlos?

Cosmética natural


Posibles claves serían:

- Evitar los productos a granel en cuyo caso no podemos comprobar un listado de ingredientes; en general es el caso de todos los productos tipo henna que provienen de la India o norte de África. Suelen contener pigmentos sintéticos o colorantes industriales que dan tonos más intensos, poco naturales y son perjudiciales para el cabello (resecan, encrespan, pero lo más grave es no saber qué es lo que nos aplicamos, que no lleven ninguna garantía del tipo de cultivo, o de si llevan metales pesados o qué pigmentos, etc). Contrario a una lógica mínima, la mayoría de las personas consideran que estos productos son los únicos naturales, a pesar de la falta absoluta de garantías e información de cualquier tipo, comparados y opuestos a los envasados.

- En los productos envasados/etiquetados, revisar que lleven un listado oficial de ingredientes INCI (nomenclatura legal que obliga y atañe al fabricante a etiquetar por completo y de forma verídica), a diferencia de frases ambiguas o incompletas del tipo “contiene”, “a base de”, “henna”, “producto natural”, etc.

- Optar por productos envasados y etiquetados correctamente con el listado INCI (el hecho de que un producto contenga un solo ingrediente no le exime de la obligación de etiquetar con la nomenclatura INCI);

- Las palabras “natural”, “bio” o “ecológico” sin un sello oficial e internacional que así lo certifique, debido al vacío legal existente, no obliga al fabricante/distribuidor a cumplir con nada es especial.

- Los sellos certificatorios BDIH, Ecocert, Cosmebio, ICEA, Demeter, American Soil Association, CPAEN, Natrue son los únicos que garantizan que el producto contiene exactamente lo que aparece en el listado de ingredientes y además todo o parte porcentual proviene de agricultura ecológica (los ingredientes suelen llevar un asterisco y una leyenda que así lo especifique);

- Si el producto no lleva ni listado INCI ni sello ecológico de ningún tipo, tenemos 2 opciones: creernos el etiquetado del fabricante y confiar en su buena fe, o buscar otro producto con más garantías.

- La henna natural (Lawsonia Inermis) es color cobre/rojizo, nunca decolora el cabello y no cubre las canas, las deja matizadas con un reflejo cobrizo. Tampoco iguala raíces a puntas, mantiene la base natural del cabello y hace un reflejo diferente en función del color natural. No reseca el cabello, lo cuida, le da cuerpo, brillo y fuerza. Se lava progresivamente y sin hacer efecto raíces como el tinte.

- En las marcas Sante, Logona y Khadi (las disponibles en nuestro salón) los colores son mezclas de varias plantas, siempre 100% vegetal: variedades de Cassia e índigo, extracto de remolacha para pigmentos caoba, cascara de nuez, corteza de nogal, cúrcuma, extracto de Neem, algas, manzanilla, ruibarbo, etc. Hemos optado por estas dos marcas por su relación calidad/precio y especialmente por las garantías que ofrecen: envase 100 gramos con etiquetado completo, sello bio BDIH/Natrue, sello Vegan, 100% vegetal. Hay varias marcas que aunque no las vendamos (por ejemplo Radico), son dignas de toda confianza.

- Es verdad que una henna cualquiera a granel o sin ninguna garantía vale entre 3 y 5 euros, y una con todas las garantías entre 9 y 12 euros la misma cantidad (hemos comparado un envase de 100 gramos). Pero esta diferencia de precio se basa en todos los criterios analizados más arriba, y es simplemente el criterio del consumidor y la información de la que dispone a la hora de elegir un producto u otro.

- La henna negra es la denominación común para el pigmento de Índigo, hay más de 200 variedades de índigo, siendo el más común Indigo Tinctoria, que recomendamos usar con mucha prudencia en cabello blanco o muy rubio, ya que suele dejar un tono gris-azulado. En cabello oscuro o sin canas intensifica los morenos y queda muy bonita.

Una leyenda urbana que es muy común y queremos desmentir: “si te pones henna no puedes usar ya tinte”. Es totalmente falso, la henna natural no penetra el cabello (siempre y cuando te has puesto henna y no un producto con el nombre de henna que no sabes qué lleva), por lo tanto en unas cuantas lavadas puedes usar tranquilamente el tinte que deseas. Es complicado si te has puesto henna en tonos oscuros e inmediatamente después deseas decolorar el pelo, cuesta un poco más, pero en ningún otro caso hay problemas, ni te queda el pelo verde (la leyenda urbana siempre lleva susto incluido), ni se te cae, ni se te quema, ni pasa nada.